Lados b

04.05.2019

Intersticios

No es la libertad solo treparse a las escaleras...

ni encontrarse en otro mundo,

incrustado,

malquistando a todos.

La guerra está en otro lado,

no en la paranoia demencial de un puñado de pelotudos.

Un paseo por la decadencia,

por las fisuras del sistema:

"intersticios",

susurra alguien

y la voz se pierde en el silencio comedido.


El ancla

No aúlla el río lejano

tal vez

esté durmiendo.

No hay un grito,

una cadena,

racimos de conciencia,

paz.

Es el porvenir,

El choque férreo contra el muro intransferible;

son las gotas de pudor,

los fragmentos de cuerpo,

el ancla.


Justicia social

No han sonado

las campanas todavía

y ya se amontonan las basuras

a plena luz del día.

Pienso:

"¿Qué han hecho por revertir las injusticias que anunciaron,

hasta en su nombre,

durante tantos años?

Me afiebra pensar en el futuro

y,

mucho más,

en la victoria presente.


La protesta

No añoro el pasado

aunque el presente es confuso.

Al menos,

ahora,

se despliegan alas,

luces intermitentes en un cielo lleno de radares.

Mil cruces hay en un desierto santo,

un pájaro que canta,

a medias,

el repiqueteo de los tambores

alimenta la protesta.


Silencio

No es "nada" un decir de dichos...

es, más bien,

la inspección del atacante incólume.

El giro vertical se asoma al tiempo,

rotundamente,

con cautela,

en los albores está la codicia,

el tintineo,

los silencios más profundos.


No en los tiempos

No hay que reptar más

como algunos reptiles

en los submundos,

no en los tiempos.

Son los catálogos del jefe,

sus impericias:

la culpa la tiene otro,

etcétera.


Como camellos cargados de humo

No hay que reptar más

como aquellos

pelotudos

reptiles de fantasía

en el desierto.

Porque ahora ya

se mantiene en vuelo

el avión que encuentro

en las pequeñas...

invencibles,

noches de marea.

Entiendo:

son las ciudades

como sucias alfombras,

como camellos cargados

de humo y la

sin dependencias externas

en plena lucha

hostil decadencia.


Con el copete

No se somete el espíritu así nomás,

es redentor el corpus,

nunca invertebrado...

en una vertical van encolumnados,

son los pelotudos de siempre

con el copete

a veces en alto

y otras abajo,

por el piso de parqué.


Un pantano

No niego que las cosas se escapan

debajo de la mesa

son las profanas

insignias

burlas de la gloria

las que saltan

y se estremecen en tus ceremonias mías

cuando la cabeza rueda sin sentido

por un pantano

en ciénaga inmunda

y escalofríos.


Radiografías

No son las sábanas frescas

radiografías de lo absoluto

el bulto alojado en el tímpano del cerebro

los ojos desorbitados

de dos extraterrestres territoriales

cuando en la nave fantasma

acecha el temor a las gaseosas

y las papas fritas.


Acertijos resueltos

No están todos los acertijos resueltos

las lápidas quebradas

los andamios desvencijados

el agua sucia

supura la tentación

y la vida

me da vergüenza hablar

de otra cosa.


Teoremas

No cabe duda

para qué negar

si nos aplasta un gigante en medio de la calle

si se desbordan los teoremas existenciales

si la paz del mundo es una cloaca muerta

si unos pibes se fuman todo el pasado

-en ésta-

porque un carrito de supermerca2

que es re fantasma...


Mil plumas

No me tienta un brote tierno

ni la meta de cometas

las manos

ya sé

desvanecen mil plumas

con los ojos muertos

él, caca.


El primer segmento

No cuelga de dos vergas

en el desenfreno epifánico

es en el primer segmento

donde se acumula la sangre

y en otro punto

la curva rectilínea

en la melaza.


Sonetos

No es el beso

como las gotas de veneno en los muros

en las danzas efímeras

con salvajes rondas de sopor...

en el sueño verdadero

rosa

por las luciérnagas apagadas

algunos sonestos muertos

y el insólito pero eficaz

mandamiento puro.


Acople

No rendirse acople

en el tintero azul

la esperanza diestra

el tintineo sordo

la cápsula en chupadas

retina.


La avispa cómo

No finalmente

encuentro en susurros la salida

debo seguir negando

entonces

para no caer en la inmovilidad

nada casualmente

encadenado sucede todavía

así es la espera

la víspera como...


Sucesión de difuntos

No estar hoy despierto

se finge una succión,

perdón,

sucesión de helechos en sustitución de casuarinas

y así las larvas finas

constricción espanto y sueños

mil hojas de árbol de trozo de misa

los domingos cuando se afloja y se suelta el pañuelo

en las tardes de soleada belleza

menos cuando salen a pasear por el pasillo

el ancho pasillo de la caridad

en sombras

casas devastadas por el fuego

los silencios nulos la imperfección en la cara de un muerto

esa como dijo alguien

"sucesión de difuntos" malparidos

y las ramas de las coníferas desbordadas de pájaros que da calambre

y miedo

porque las aves son criaturas extrañas y algunas

como los cuervos ("nunca más") y los buitres

que como Kiss

se comen a los pollitos boluditos

pero antes los pisotean para extraerles el jugo

−¿la culpa quién la tiene?

−los boludos, claro, porque se dejan una y otra vez, se dejan y ya se los cogieron de parados muchas veces y los pelotudos reinciden...


La zamba

no nimba ni zumba

la zamba de una esperanza rota

el solo hecho de estar cruzando un tambo

cuando un tambor repiquetea al viento

la polvareda ajena y el poncho del caudillo

cuchillo borgeano y mentiras

un día se desmadra en cuanto silencio anda caminando

y oliendo a bosta de animal pampeano

la salvajada toda al descubierto

con la carne pa' el asado

desangrándose el atardecer

ni bien comienza a caer

el sol

y el repique del bombo

y el bobo que sigue aguantando...

la puta madre.


Serpientes aisladas

No se abre la flor

es invierno

el manto de hielo cubre el suelo níveo

y él ni vio las casuchas sangrantes de paso del rey

son flotantes capiteles con serpientes aisladas

y en los techos

las tejas rojas como el fuego

y las chotas enseñanzas del amor al pedo

cubre el fondo tu amparo

la lluvia es tu cara ampulosa y en dejos de impudicia

se sostiene dios al servicio de los garcas

ahora sí

ya tenemos papa

¡sale con fritas!


Lisa y llanamente

No es una fórmula sencilla

la complejidad

como arrebato y permanencia.

Se pertenece a...

y no se discute

se es eso.

Lisa y llanamente

como el escenario continuo

o el derrotero que increpa

y se lleva todo.


Desde la televisión

No hay una súbita medida de todas las cosas

sólo enseres desmedidos durmiendo en su sitio.

Camino a destiempo los días

y miro la luna descompuesta.

Hace frío

ahora que los gritos llegan desde la televisión

y el suelo recibe la savia infértil,

la escarcha fría del campo social.


En la cara del mar

No se estila

mejor dicho se cumple

la militancia milica y chota

los putos del hambre

la paz del hombre en pelotas

cruzando la raya del culo

en la cara del mar

tu arma asfixia la entrada y salida de camiones

¡eh, piraña!

me extingo en la fortaleza de los días perfectos

y el sol se cubre de mugre y viento

en las duchas salen cada vez más santos

a veces también

extraterrestres podridos

nacen así ya

con la carne sucia y los dientes afilados

como las pitañas de río

no sé qué más...


2014

Hernán Tenorio - Textos literarios
Todos los derechos reservados 2019
Creado con Webnode
¡Crea tu página web gratis! Esta página web está creada con Webnode. ¡Crea tu propia web gratis hoy mismo! Empieza ahora